martes, 17 de abril de 2012

Republica sí, pero no cualquier República

Hoy, día 14 de Abril, se cumplen 81 años de la proclamación de la II República, un hito en la historia de la política española y un gran paso adelante en lo que a la conquista de derechos respecta. Y se cumplen en medio de la investigación del caso Urdangarín, Froilán ingresado por emplear un arma de manera ilegal y el Rey con la cadera rota porque en un viaje a Botswana (del que por supuesto la ciudadanía no hubiera tenido la más mínima noticia de no ser por este incidente) pagado con dinero de todxs, se ha tropezado; se cumplen en medio de la desintegración ya no solo del anacrónico modelo monárquico, sino del propio capitalismo, que boquea mientras se ahoga en su propia inmundicia intentando coger aire de donde no lo hay. Por esto, cabe preguntarnos cual es el modelo de República que defendemos y queremos conseguir; ¿es una republica a la italiana, a la francesa o a la estadounidense? ¿O aspiramos a que la consecución de la República sea un paso más en el largo camino hacia la emancipación de la clase trabajadora?

Nosotros y nosotras, como comunistas, lo tenemos claro. Queremos República, si, pero República de los trabajadores y las trabajadoras, no de la burguesía y la banca. Queremos una República emancipadora, progresista, con un marcado carácter de clase, revolucionaria, feminista y ecologista. Queremos, en suma, una República Socialista. Y es innegable que la consecución de una República, aunque fuera como la del 31, sería ya un gran paso y una gran victoria de la clase trabajadora, pero nuestro avance no debe detenerse ahí, sino continuar firme, fiel a nuestro principios e ideas, hacia el Socialismo. Que no se engañen los burgueses ni sus aliados, porque no nos conformaremos con SU República; no toleraremos, igual que no hemos tolerado la situación en la Monarquía, una República de déficits, recortes, desahucios y mercados; nada más lejos de la realidad. Solo alcanzaremos la victoria, y daremos en consecuencia por terminada la lucha, cuando la clase trabajadora española disfrute del bienestar que solo la República Socialista puede ofrecerle; hasta entonces, seguiremos en las calles luchando por la emancipación del proletariado. Queremos con esto decir que la clase trabajadora no debe contentarse con la proclamación de "una República", y considerar tal hecho como el fin de la lucha, sino que debe continuar la misma en pos del Socialismo; la República es un escalón importante en el proceso de liberación, pero no es en absoluto el último.

Hoy, en este contexto de desmoronamiento del viejo orden, la clase trabajadora tiene una oportunidad única de convertirse en dueña y señora de su propio destino. Como hicieran quienes nos precedieron hace ochenta y un años, hoy debemos tomar las calles con un único grito en nuestras gargantas y una única idea en nuestras mentes: República. Podemos y debemos mostrarle al Borbón el rechazo de la sociedad española a su imposición como heredero de Franco, el rechazo a la figura de un rey plenipotenciario jamás votado ni elegido por quienes dice representar. Si el Borbón es hombre (cosa que ciertamente cabe dudar de alguien que asesinó a su propio hermano o que instigó irresponsablemente un Golpe de Estado para revalorizar su figura "frenándolo" después), hará como hizo Alfonso XIII, reconocerá la voluntad del pueblo español y se irá; si, como por desgracia creemos que hará, se empeña en perpetuar a su clan en el poder, será el propio pueblo quien le expulse. Por todo esto, hoy todos y todas debemos tomar las calles para mostrar nuestro rechazo a la Monarquía y nuestro apoyo a la República.

Por último, queremos llamar hoy la atención sobre el caso de Eduardo y Naiara, dos jóvenes republicanos que fueron detenidos al más puro estilo "despotismo ilustrado" por oponerse a la Monarquía y lo que esta supone, y que serán juzgados el día 24 de Mayo. El fiscal ha pedido para estos dos republicanos 2 años de carcel y 2500 euros a cada uno; ¿su delito? Mostrar una bandera republicana al paso de los "Príncipes". Y mientras tanto, banqueros y especuladores culpables de la crisis siguen en libertad, cobrando pensiones millonarias con dinero público y haciendo compañía a "su excelentísimo señor" Iñaki Urdangarín, Corrupto y Pelotero del Reino, que está también en libertad (con sus cuentas en Luxemburgo, eso sí, sin un duro del dinero que ha robado). Esta persecución y acallamiento sistemático de quienes luchan por la República nos da una idea más de cuan "libre" y "democrático" es el Reino de España, y de cuanto dista del modelo republicano y socialista al que nosotrxs aspiramos. Un abrazo y nuestro más firme apoyo para ambos.



¡¡Viva la República!!
¡¡A POR LA TERCERA!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada