miércoles, 20 de julio de 2011

A los camaradas trabajadores



Queridos amigos,


Aquí os dejamos un texto redactado por nuestro camarada Daniel, el futuro de esta agrupación.


Nos llena de alegría saber que entre la juventud, aún queda un reducto de rebeldía que no se arrodillará ante el capitalismo.


A los camaradas trabajadores

A vosotros, camaradas trabajadores, os escribo estas líneas para animaros a recordar lo que sois, de donde venís, y a donde queréis ir; os escribo estas líneas para animaros a recuperar esas banderas rojas llenas de polvo, para animaros a que alcéis de nuevo vuestras voces, todos juntos, y os hagáis oír por encima del ruido mediático de políticos, sindicalistas, empresarios y demás calaña, para animaros a que creáis de nuevo en vosotros mismos, en los vuestros, para que recuperéis la confianza en ellos y os hagáis más fuertes de lo que ya sois. Y os las escribo porque ahora es el momento ideal para que recuperéis vuestro ímpetu revolucionario, que anida en vuestros corazones, acallado por las cadenas de las mentiras y el trabajo que os imponen; ahora, cuando todo parece ir de mal en peor, cuando los de arriba nos manejan como marionetas, se ríen de nuestra miseria y se aprovechan de nuestro sudor, cuando nos exigen que levantemos el país que ellos han hundido, ahora es cuando debéis decir basta.


Debéis manteneros firmes en vuestras convicciones, no dejaros engatusar por sus empalagosas promesas que jamás cumplirán; debéis decirles que estáis aquí y que habéis sido el pasado, sois el presente y seréis el futuro de este país, decirles que estáis hartos de sus mentiras y engaños, de sus trapicheos y pelotazos, de su falsedad e hipocresía. Debéis decirles que no vais a dar ni un solo paso atrás, que no vais a permitir que os mangoneen y que no pasaréis por aquí, no pagaréis su crisis y no cargaréis con sus errores; que no os vais a rendir jamás, que no os habéis olvidado de vuestro origen y vuestra lucha, y que seguís confiando en vuestras capacidades y autogobierno, que no necesitáis que individuos como ellos os digan lo que hacer, como actuar, cuanto cobrar, cuanto trabajar... Que ya no volveréis a mirar hacia abajo cuando os griten, que no volveréis a encogeros con sus amenazas, que no dejaréis que os exploten; debéis recordarles que si ellos viven como viven, es gracias a que vosotros les mantenéis; que si comen como comen, es gracias a que vosotros cultiváis sus alimentos; que si tienen las casas que tienen, es porque vosotros las habéis levantado con el sudor de vuestra frente y vuestro esfuerzo; y sobre todo, debéis recordarles que ya no vais a mantenerles, a cultivar sus alimentos o construir sus casas... Que ya os habéis cansado de su actitud de superioridad, de sus miradas por encima del hombro y de que aireen sus inmundicias; debéis recordarles que hace 30 años sacasteis al país de un atraso de cuarenta años y lo levantasteis hasta lo que es hoy, y que gracias a vuestra labor disfrutan ellos hoy de libertad y de riqueza. Y debéis advertirles que ya se les va a acabar el cuento; debéis advertirles de que ya no sois sus esclavos, que los tiempos en que implorabais su aprobación y llenabais sus buches han acabado ya, que no tolerareis ningún atropello más, que no os dejareis pisar ni aguantaréis bajo vuestros hombros el peso de la pirámide en cuya cumbre se encuentran.


Romped las cadenas invisibles que impiden vuestro progreso, derribad con vuestras herramientas las paredes que os intentan encerrar, acallad con vuestro grito de libertad las voces que os incitan al conformismo.


Alzaos contra su decadencia, contra su continua desvergüenza y contra su obra de terror y esclavitud, alzaos para ser vosotros los que os gobernéis, para que no sean ellos los que decidan en vuestro nombre, alzaos para desmantelar su cadena de producción, en la que no sois más que una máquina cualquier, reciclable y prescindible, que no merecéis el trato que os dispensan porque sois el pilar que sustenta toda su estructura. Y gritad, gritad contra su orden, gritad contra su sistema, gritad contra su sociedad clasista, gritad contra la discriminación de las mujeres, gritad contra la xenofobia, gritad contra el fascismo y el nazismo, gritad contra su policía, gritad contra sus guerras, gritad contra sus crímenes, gritad contra su contaminación, gritad contra sus estereotipos, gritad contra sus tabúes, gritad contra su simulacro de democracia, gritad contra sus partidos, gritad contra sus jueces, que condenan a inocentes y exculpan a asesinos, gritad contra sus mercados, gritad contra sus especulaciones, gritad contra sus mentiras, gritad contra sus televisiones, que ocultan la verdad y os pretenden idiotizar desde los altares de la manipulación, que dan coba y trabajo a pederastas y retrógrados, gritad contra sus tradiciones, que impiden el progreso del país entero, que suponen una vergüenza para todos, que fomentan la violencia, la irracionalidad y la tortura, gritad contra sus periódicos, donde sus esbirros van a verter todas sus mentiras, donde echan sapos y culebras contra aquellos lugares donde el pueblo se ha alzado contra ellos, donde los trabajadores eligen su propio destino y donde son capaces de auto organizarse, donde los trabajadores llevan las fábricas y respetan los derechos, donde los trabajadores han logrado que la democracia sea total y se extiende hasta el último lugar, llevando la libertad, el progreso, los derechos y las ideas que aquí nos esconden, prohíben y ocultan, gritad contra su arte conformista y contra su cultura atrasada y oligárquica, gritad contra sus bancos, que chupan del estado y os roban hasta el último céntimo de vuestro dinero, que tan honradamente habéis ganado y que tan descaradamente os quitan, gritad contra sus monumentos, que enaltecen sus obras (en contra del interés general) y a sus líderes, que han traído la desgracia y el horror para los trabajadores, pero riqueza y posesiones para los de siempre:
los burgueses. Y gritad, sobre todo, contra ellos, contra la lacra de toda sociedad, el enemigo del proletariado, el muro que impide nuestro avance, el avance de los proletarios, hacia un nuevo mundo de justicia e igualdad.


Gritad contra ellos, desde las calles, desde las casas, desde las escuelas, institutos y universidades, desde vuestros puestos de trabajo, desde vuestros lugares de ocio, porque no debemos darles cuartel alguno; durante siglos se han aprovechado de nuestra labor, nuestro sudor y trabajo para enriquecerse y mejorar únicamente sus vidas; nunca han hecho nada por el interés común ni por nosotros, solo miran por sus intereses y por mantener su status y riqueza, así que no temáis, ni os avergoncéis, ni lamentéis, luchar contra ellos y arrebatarles lo que os pertenece y os han quitado, porque vosotros, y solo vosotros, camaradas trabajadores, sois los verdaderos dueños de la riqueza y los bienes que actualmente ellos poseen.


No tenéis nada más que perder que vuestras cadenas. Vosotros, camaradas trabajadores, sois el sustento y la fuerza que mueve la Historia, sois los responsables de todo progreso o avance, de la actual situación de bienestar. Así que no dejéis que otros se aprovechen y disfruten sin merecerlo de lo que vosotros, con todo derecho, os habéis ganado.


Organizaos, camaradas trabajadores, alrededor del Partido Comunista de España, que no es sino vuestro partido, vuestro paladín y vuestro defensor; organizaos a su alrededor y engrosad las filas de los que ya han decidido luchar por sus derechos y por su futuro y recuperar lo que durante siglos les han quitado; por ti, por tu familia o por lo que tú quieras, pero te necesitamos: tus camaradas, el Partido y el país te necesitan, porque todos juntos hacemos más que cada uno por separado.


Únete a tu Partido, afíliate al PCE, y toma la iniciativa: álzate contra la injusticia, lucha por tus derechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada